Cinismo sin Limites.Por Luis Felipe Rojas.(Cruzar las Alambradas)

lunes, 28 de noviembre de 2011





Hace sólo unos días el embajador cubano ante las Naciones Unidas le solicitó a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Navanethem Pillay, sumarse al reclamo que hacen piqueteros en el mundo por liberar a cinco oficiales de inteligencia cubanos presos en Estados Unidos. El diplomático Rodolfo Reyes ha hecho el pedido desde el mismo lugar en que hace un par de años se le negara la entrada a Cuba a Manfred Novak, observador internacional para la tortura y con rango similar a la señora Pillay. Ambas, la negativa a Novak y la petición a Pillay pueden ser tomadas como actos provocativos.

¿Por qué haberle negado al Mr. Novak entrar al Combinado de prisiones de Guantánamo donde se practican métodos de tortura conocido como “El Balancín” y “La Shakira” para humillar y quebrar tanto a reos políticos como comunes? ¿Por qué el gobierno cubano hace lo que siente un reclamo justo, rogándole a Mrs. Pillay que atienda el caso de los conocidos agentes y no por otros como Ana Belén Montes que sí testificaron sobre sus actos de espionaje y hasta hicieron arreglos con la justicia norteamericana?

Han pasado sólo unos días de la celebración en Holguín del llamado Coloquio Internacional por los Cinco, un evento político a favor de los oficiales de inteligencia cubanos sorprendidos en sus funciones dentro del territorio norteamericano. Banderolas, pancartas, marchas encendidas y conciertos y festejos fueron las vías para animarnos (a nosotros, cubanos, provincianos orientales e hiperdesconectados) a protestar porque liberen a los tan promocionados agentes cubanos. Los delegados que participaron, después de los saraos preparados al efecto, rebozaban esperanza y solidaridad, y se marcharon a sus mundos “indignados”, dejándonos aquí tan solos, entre las cenizas de la inopia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada