Nuevas Revelaciones sobre el supuesto accidente que le costo la vida a Oswaldo Paya y a Harold Cepero.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Día 31/07/2012
La familia Payá sigue sin creer la versión oficial pese al vídeo
AFP 
Ofelia Acevedo, la esposa de Oswaldo Payá, se enteró ayer de la comparecencia ante la Prensa de Aron Modig y del vídeo con la «confesión» de Carromero por la llamada de ABC y del «Nuevo Herald». Ninguna autoridad cubana se ha dirigido a ella para darle una explicación desde el siniestro del 22 de julio. «Sólo tuve un breve contacto en su día con un forense que me entregó el cadáver de mi marido y me dijo que fue un accidente».
«Pedí y sigo pidiendo que me dejen hablar con los dos muchachos», insiste Ofelia, con tono sereno pero firme. «¿Por qué no permitieron hablar ayer a Ángel Carromero y sólo lo mostraron en vídeo? No me fío de nada que venga del régimen».
«Nos han aflojado cuatro veces las tuercas de las ruedas para provocar un accidente

Carro de O. Paya volcado en un accidente en junio del 2012
La mujer del disidente tiene sus razones. «Mi esposo y mi familia han recibido agresiones y amenazas de muerte durante años por parte de la seguridad del Estado. Nos han aflojado cuatro veces las tuercas de las ruedas del vehículo de Oswaldo para provocar un accidente. El último susto lo tuvimos el 2 de junio, cuando íbamos en el carro y recibimos un impacto que nos sacó de la carretera. ¿Por qué iba a fiarme ahora de las autoridades?».
Ofelia Acevedo reclama poder hablar con Ángel Carromero y con Aron Modig -«el embajador español y el embajador sueco me han dicho que les gustaría facilitármelo, pero que no están en sus manos»-. Y pide que algún organismo internacional pueda investigar de modo independiente los sucesos del 22 de julio. «No busco culpables, sólo la verdad», precisa la viuda del dirigente del Movimiento Cristiano de Liberación de Cuba.
Al portavoz de la Comisión de Derechos Humanos de Cuba, Elizardo Sánchez, tampoco le convenció la comparecencia ayer del ciudadano sueco en el Centro Internacional de Prensa de La Habana. Y menos el vídeo-confesión de Ángel Carromero.
«Hay muchas versiones sobre lo ocurrido. Nosotros sólo pedimos que se investiguen las causas de lo que acabó siendo un accidente. No hay que perder de vista que en Cuba los accidentes de circulación que terminan en muerte están castigados con penas de uno a diez años de prisión», advierte Elizardo Sánchez.

Una investigación neutral

El dirigente del grupo de Derechos Humanos que opera en la isla insiste en la necesidad de que tanto el español como el sueco sean liberados, «para que puedan ofrecer en sus propios países su testimonio de lo ocurrido; éste es un Gobierno que se caracteriza por manipular la información».
Además, Elizardo Sánchez señala que, si se confirma que fue un accidente en el que no intervino ningún otro vehículo, «no hay que descartar una responsabilidad del Estado cubano por el pésimo estado de las carreteras, que ya han producido muchos muertos y heridos entre los propios cubanos».
En Madrid, el hermano de Oswaldo Payá, Carlos, representante en España de su movimiento político, denunció también la absoluta falta de información y el «desprecio» del gobierno cubano hacia la familia. «Nadie sabe nada por vía oficial, y tampoco se les informó de la rueda de prensa de ayer», señala Carlos Payá, que comenta a modo de anécdota que su hermano tenía una cámara de vídeo en el momento del siniestro «que las autoridades no han querido devolver a su viuda». «Después de lo de ayer insistimos en la necesidad de una investigación internacional de lo ocurrido el 22 de julio», concluye.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
 
 

Archives