"CUBA:CULTURA DE LA POBREZA O LA INEPTITUD DEL HOMBRE NUEVO"Por Carlos Cabrera Perez(Cafe Fuerte Agosto 23 2012)

lunes, 3 de septiembre de 2012

 LA POBREZA


Más allá del ropaje ideológico del comunismo con variantes leninista, estalinista, maoísta y nazi, el castrismo ha devenido la socialización de una cultura de la pobreza, que ha convertido a Cuba en una cárcel al borde de la haitianización. El proceso de mendicidad inducida que corroe la sociedad cubana ha generado, en la mayoría de los ciudadanos, una indefensión aprendida que amenaza con convertirse en genética tras 53 años de monólogo totalitario. Si se relee por ejemplo, el discurso de Fidel Castro del 30 de diciembre de 1958, en Palma Soriano, puede comprobarse que el entonces líder de la revolución a punto de triunfar, no solo elogia la marcha de la economía cubana, sino que hasta se permite un guiño a la burguesía nacional, uno de sus aliados en la lucha por la toma del poder y en idilio hasta poco después, cuando aquello de “con novillas y sin novillas, le partimos la siquitrilla” en desprecio a una donación de vacas de la asociación de ganaderos cubanos. De su discurso de entonces -aunque ahora sus abundantes exégetas aseguren que era una maniobra táctica- se desprende que Castro admitía que su revolución tenía un carácter antinorteamericano, de justicia social y de liberación nacional, pero nunca económico.

Sucesión de experimentos fallidosLa sucesión de experimentos marcadamente voluntaristas y desconocedores de la tradición y sabiduría popular, unida a la excesiva dependencia de la entonces Unión Soviética –con escasos períodos de un mayor realismo económico- provocaron la actual ruina de Cuba. Y fueron reduciendo a los ciudadanos a meros espectadores que aprendieron a esperar y a resolver por la izquierda, pero cada vez más pobres y menos libres.La habilidad de la tiranía para vender la pobreza como un signo de legitimidad revolucionaria empezó con el desprecio del buen vestir y las buenas normas de educación formal. Los proletarios derrotaron a los bitongos, pero a un costo inasumible y que pagaremos aún en generaciones venideras, aunque con la tranquilidad de que el futuro pertenece por entero al socialismo y que Cuba lleva como medio siglo de ventaja al resto del mundo, como en casi todo.Una vez conseguido rebajar las expectativas materiales de los ciudadanos, llegando a criminalizar incluso los pantalones de mezclilla marca Levi’s y Lee como símbolos de “diversionismo ideológico”, la dictadura se consagró a perfeccionar el Hombre Nuevo, generalmente, un ser con titulación universitaria, asustadizo, ignorante de sus derechos, escasamente entrenado para vivir en discrepancia respetuosa y que, incluso cuando se exilia, sigue manteniendo –sobre todo en sus primeros años de trasterrado- pautas de conductas antiguas.El desprecio del dinero como herramienta útil, temor reverencial a políticos, empresarios y policías y evitación de conflictos con el castrismo para preservar el Permiso de Entrada o la Habilitación del Pasaporte, sin contar a los acogidos al PRE o al Plan de los 11 meses, cuando deben pasar por la isla para conservar la casita o la casona, que nunca ha sido suya.Esta conducta, en los casos más angustiosos, genera un conflicto de evitación con exiliados de las primeras oleadas, tildados genéricamente como batistianos, aunque no lo hayan sido nunca, y un voluntarismo anormal en mostrar gusto por las cosas que ellos llaman sencillas, que suelen ser las más caras del mundo, pues cuando se compra malo y barato, se compra muchas veces el mismo producto.

Lucrativo negocio con bombillosLa Europa y los Estados Unidos post 68 contribuyeron decisivamente a esta cultura de la pobreza castrista, al considerar inventiva y genialidad lo que siempre ha sido miseria. Por ejemplo, un haitiano bebiendo agua en una botella de Coca Cola era visto como un indigente aplastado por Duvalier y el capitalismo salvaje, que es cierto. Pero si algún cubano hacía un vaso de una botella de ron cortada por la mitad, no faltaba el elogio del turista preso de surrealismo: ¡que inventiva tienen estos cubanos!Uno de los negocios más lucrativos en La Habana de finales de los 90 y principios del nuevo siglo era la venta de bombillos fundidos. La lógica era de aplastante pobreza: para poder robarte el bueno de tu trabajo, tienes que poner uno fundido…Y en esto de generar pobreza masiva, la tiranía no puede alegar que obedecía a una combinación de los peajes de la alianza con la Unión Soviética, el idealismo de los dirigentes revolucionarios y el injusto embargo norteamericano, que siempre ha sido uno de los mejores aliados del régimen castrista y soporte de su pedagogía política repleta de consignas y escasa de resultados tangibles para la vida de los cubanos.Desde la desaparición del bloque soviético, la tiranía ha dado una vuelta de tuerca a su cultura de la pobreza, aderezándola con la mendicidad inducida, intentando convencer a muchos de que el mundo -incluso a los propios exiliados- tiene la obligación de “ayudar a Cuba”. O sea, contribuir a mantener la tiranía, evitando un estallido con las ayudas de alivio que fluyen por diferentes vías.El reverendo Lucius Walker, que en paz descanse, y otros movimientos de solidaridad son de los mayores proveedores de chatarra tecnológica a Cuba, pues recogen lo que la mayoría de la gente desecha y luego arman un showcito propagandístico atravesando USA desde Canadá para ir a México y producir titulares para Granma y Cubadebate, entre otras páginas de propaganda.A estas alturas, resulta complicado entender cómo uno de los pueblos más cultos y libres del mundo (siempre según la propaganda oficial), sigue siendo incapaz de producir sus propios alimentos, y de generar una economía sana que les permita comprar lo que no puedan producir en una isla, en la que comer pescado fresco es un lujo asiático.

Una insólita oferta: Pagos Cuba IncPero esta pequeña ecuación parece no desvelar a los jerarcas cubanos que siguen generando ideas para reforzar la Cultura de la pobreza, la mendicidad inducida y la indefensión aprendida en la mayoría de los cubanos, como el reciente lanzamiento de un portal en internet que se llama Pagos Cuba Inc. para que los cubanos exiliados –que podamos y queramos- paguemos a nuestras familias sus recibos de luz y teléfono en moneda nacional.De risa, si no fuera porque atenta contra la dignidad de millones de cubanos, incluidos nuestros padres que dieron lo mejor de sus vidas por lo que creyeron una revolución y ahora tienen que soportar que sus hijos, además de vivir lejos, les paguen la comida, el baño diario y ahora la luz y el teléfono.La compañía aparece radicada en Toronto y promete convertirse en líder mundial en gestión de pagos de utilidades para el mercado cubano.El anuncio de Pagos Cuba Inc. es de tal inmundicia moral que no me resisto a reproducirlo: “Estamos muy emocionados en informarle que muy pronto saldremos al mercado y usted finalmente podrá disfrutar de las grandiosas posibilidades que http://www.pagoscuba.com/ podrá brindarle a sus familiares y amigos en Cuba.

Usted podrá regalarles el pago de las facturas de electricidad y teléfono desde la comodidad de su casa y lo más importante: ¡En Pesos Cubanos!”El problema es que yo no tengo dignos pesos cubanos, así que tendría que pagarle con una tarjeta de crédito el equivalente de las facturas a pagar en mis euros neoliberales y es probable que ahora salga alguien diciendo que Pagos Cuba Inc. es una compañía privada con sede en Canadá o Caimán; me da igual, tienen licencia del gobierno cubano para operar allí, como las agencias de envío de paquetería y dinero, los Supermercados Online, los más caros del mundo y que ya están en campaña para la venta de materiales escolares ante la proximidad del curso escolar.Estos métodos no son casuales, aunque sí sustituyen a aquellos de “me dieron un carro, me dieron una casa en la playa; me dieron una bicicleta, me dieron una olla La Reina”, cuando en verdad no daban nada, simplemente lo vendían a partir de determinados méritos sociales y laborales del afortunado.La aparición ahora de cólera y dengue no es casual y –entre otras causas, incluido el malvado Obama- obedece a que la cultura de la pobreza dificulta y en los casos más agudos imposibilita mantener una higiene adecuada y ya sabemos que salud es nutrición e higiene. Y que conste que no me alegro de que ningún pueblo, menos el mío, sufra una epidemia; ojalá que se erradiquen el dengue, el mosquito que lo propaga, el cólera y la bacteria que infecta el agua, antes de que esta nota se publique.Pero tantos años impidiendo la libertad, tantos años fomentando la pobreza y la mendicidad encubierta en solidaridad, ha generado una auténtica cultura de la pobreza e indefensión aprendida. Ya avisó el primer cubano que tuvo la genialidad aquella, una más en el largo catálogo de la heroica resistencia: No es fácil… Y ojalá es que no fuera fácil, es que así -y nada indica que el Buró Político tenga entre sus prioridades la promoción de la libertad- es muy difícil vivir.

Esta es la revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes.
Fidel Castro, 1961

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada