"CUBA,UN LABORATORIO ECONOMICO INTERESANTE"Por Hector Julio Cedeño Negrin.Periodista Independiente.

sábado, 24 de septiembre de 2011




Aunque mis conocimientos económicos son bastante limitados, si tengo ese entrenamiento empírico, del que ha pasado tiempo en el invento cotidiano.
He vendido, hasta cajas de muerto, como decimos los cubanos, para poder subsistir, porque de trabajar, aquí, no hay quien viva.

Ahora se me hace muy difícil, porque los opositores estamos tan vigilados, que hasta los “business”, pueden ser un buen pretexto, para encarcelarnos. Pero de una manera o de otra “escapamos”, para envidia de los gobernantes y de los segurosos, a los que les gustaría vernos morir de hambre.Y ni pensar en trabajar por cuenta propia, eso esta vedado para nosotros.

A pesar de los intentos oficiales, para controlarlo todo, el pueblo cubano está reinventando la economía de mercado.
Puede usted creer, que los vendedores callejeros están haciendo temblar las ventas de gigantescas tiendas, como son ULTRA, La Época, La Isla de Cuba o el Mercado de Carlos III.

Me decía una linda dependienta, del departamento de confecciones masculinas, de una de estas tiendas - no se vende nada, la gente pasa, mira, pero no compra. Observaba yo, los precios de esos calzoncillos elastizados, que llaman Bóxer, uno de ellos, cuesta entre cinco y seis CUC, pero los particulares los veden entre $2.50 y $3.00, de muy variados colores y diseños.

Los traen de lugares distantes, como Ecuador o Perú, también de Panamá. Jean, pulóver, blusas, shorts, ropa interior, etc. Los cubanos se han convertido, en importadores individuales e independientes, pero la idea de los gobernantes es poner trabas y gravámenes para obstaculizar, el negocio.

Tienen sus almacenes abarrotados de productos, pero venden muy lentamente, porque sus precios los fijan, entre el 500 y 700, por cientos sobre los costos, para esquilmar a los ciudadanos y como hasta ahora tenían el monopolio absoluto, no había más remedio que comprarles a ellos.

Eso está cambiando rápidamente, la gente se está imponiendo al Estado estafador, que no es tal Estado, sino un grupo de delincuentes militantes, encabezados por los tiranos mafiosos, que llevan más de cincuenta años como los Padrinos de la “Cosa Nostra”, pero no nuestra, sino de ellos.

El negocio independiente está creciendo velozmente, no porque Raúl Castro lo haya creado, eso no es verdad, Raúl lo que hizo fue legalizar algo que el pueblo creó y ya era imparable. Se hizo cotidiano, sin contar con el, ni con ellos. Raúl no abrió la puerta para nada, la puerta la abrió la gente.

El comenzó unas redadas policiales tremendas, para acabar con aquello, pero no lo consiguió y no le quedó más remedio que legalizarlo. Recuerdo que comenzaron unos juicios sumarísimos, a los vendedores ambulantes, estuve presente en dos de ellos. Un año, dos años, seis meses, sentenciaban los “Jueces”, en plena calle para aterrorizar al pueblo. Le llamaban; “Juicios ejemplarizantes”. Una señora de mi barrio, con más de cincuenta años de edad, se suicidó en la prisión cuando la sentenciaron a dos años.

No fue Raúl quien impuso estas reformas, no fue la Revolución, sino la población y la población está imponiendo la economía de mercado, el retorno del capitalismo. Si los gobernantes se resisten, surgirá probablemente una economía paralela y tendrán que irse replegando de todas formas, los ineficaces gobernantes.

Poco a poco los almacenes, los importadores, los distribuidores y los vendedores, serán particulares, como fue antes y deberán entregarles, las licencias correspondientes, para que operen. Serán seguramente muchos de ellos que hoy se han enriquecido a costa del erario público, pero es preferible a lo actual y Cuba volverá al sistema capitalista. Es como único controlaran, la tremenda corrupción estatal y el desangramiento tremendo que sufre el Estado y será únicamente así, que habrá prosperidad para el pueblo cubano.

El socialismo o el comunismo, como quieran llamarle, ese antro creado por mentes diabólicas, está llegando a su fin, en Cuba, créalo o no lo crea. Camino por las calles de la Habana y veo como la gente está actuando, con toda la paciencia del mundo, pero con tremenda determinación, sin detenerse.

Empujan levemente a la revolución, con el hombro y la van llevando hacia la cuneta, descuidadamente, disimuladamente. Los portales están llenos de timbiriches, se vende de todo, artículos que no se encuentran, ni en las tiendas estatales. De donde los sacan si no hay almacenes particulares, todos son del Estado.

Los gobernantes y sus economistas, se consideran inteligentes, fijan los precios de un hipotético, mercado paralelo estatal, según los de la bolsa negra popular, pero automáticamente, disminuyen los precios de ese producto en el mercado negro y aumenta el robo en los almacenes del Estado, para suplir la declinación en los precios. Se equilibra la ganancia del ladrón estatal, a costa del aumento del robo. Se roba, cada día, un poco más.

Para controlar, supuestamente el robo hormiga, como lo llaman, han creado un sinnúmero de agencias y agentes; Coraza, Baluarte, SEPSA, TRASVAL, los popularmente llamados, “Garangaos” (tomado de una novela brasileña), etc. Que se dedican a la custodia en almacenes, tiendas y diversas dependencias estatales, pero con el aumento de los custodios, aumentan en progresión geométrica los ladrones y por ende, el desfalco.

Los gobernantes han ensayado, todos los métodos posibles, para controlar el robo, pero no lo consiguen. Solo cuando exista un dueño, se controlará y si el dueño no lo controla, ese será su problema, pero el Estado deberá deshacerse de tales tareas y propiedades y entregarla a la empresa privada, a los particulares, para que se encarguen de ello.

Y al final se cumplirá ese sabio refrán, que alguien enunció y que reza; “El socialismo es el camino más largo, para llegar al capitalismo”. Ya lo verán.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
 
 

Archives