"Rasismo en Cuba,el mismo de siempre"Publicado por Luis Felipe Rojas en su Blog "Cruzar las Alambradas"

sábado, 13 de febrero de 2010

Es difícil que se puedan hallar las huellas del racismo institucionalizado en Cuba. No está en las leyes del país ni en las prohibiciones escondidas (llámese decretos, adiciones de incisos a las directivas del Comandante en Jefe) que salen a última hora para amparar a los victimarios.
En la parte oriental de la isla por mucho tiempo se ha hablado, se habla, de Holguín con un ‘fuerte componente racista’ aludiendo quizás a su población mayoritariamente. Aquí en esta provincia las atrocidades han sido más disimuladas de lo que pudiéramos imaginar.
El caso de los presos comunes y políticos desbarata cualquier argumento. Es asombroso que siete de cada diez penados sean de la raza negra según una encuesta clandestina realizada por un grupo opositor en el año 2007. Y por otro lado, los testimonios son elocuentes.
Cuando maltratan a un preso la palabra negro aparece con la primera patada o porrazo. A Zapata Tamayo, en la prisión Provincial de Holguín siempre lo insultaron por ser negro y no saber darle las gracias a la revolución por ‘haberlo salvado de la ignominia’. Jorge Luis García Pérez Antúnez dijo en una entrevista que le hizo una emisora del sur de la Florida que el pasado 28 de diciembre escuchó de parte de un alto oficial de la policía política de Holguín los insultos racistas más grandes que el ha oído en su vida de luchador por los derechos civiles..
Combatir el racismo nunca va a ser un procedimiento retórico mientras un testimonio personal quede en pie.

1 comentarios:

En cuba hay sembrado dentro de cada persona un racismo, a veces oculto y otras veces manifiesto, o el llamado racismo "cariñoso", normalmente de los blancos hacia los negros y usado este siempre por la alta dirigencia del país, de empresarios para arriba, Ejemplo de ello son estas frases: Mi negra, oye negro (para las personas de edad avnazada), mi negrita ( a las jovenes de color. Pídeselo a la negra (cuando esta es una secretaria). Mi pregunta: Le gustaría a esos "dirigentes" (Blnacos siempre) que le llamaran a sus semejante con iguales calificativos, La Blanca, El blanco ese, mi blanquita, etc, etc. Ahí se la dejo a los Castros. Ellos han trasmitido ese lenguaje a sus subordinados.

Publicar un comentario

 
 
 

Archives